Contar una historia con acuarela

Me gusta la rapidez que proporciona la acuarela, así como los escasos recursos necesarios para trabajar con ella. Yo de siempre he trabajado con pastillas puesto que ello me permitía moverme a cualquier lado. Comencé con la caja clásica de Windsor&Newton y luego, pasados unos años, cambié a las Horadam de Schmincke, concretamente a una caja de cuarenta y ocho colores que todavía tengo y que es una delicia. Actualmente estoy probando con estas mismas acuarelas pero en tubo, de hecho en esta obra, en la que trabajé con seis colores y gris de payne, tres de ellos eran de tubo.

Con esta obra me propuse desde un principio buscar un enfoque clásico en el sentido de dotar al cuadro de profundidad y para ello configuré una cierta perspectiva y varios planos.

Opus_2016_47_v03_br

Luego traté de narrar una historia. Una mujer ya madura, con cierto aire de los años sesenta sonríe mientras levanta las manos en señal de inocencia. Un hombre detrás mira al mar con cierta tensión.

Opus_2016_47_v05_br

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *