Gestodedios

Autobiografía artística


gestodediosEn Salamanca, junto a una escultura del escultor salmantino Venancio Blanco, 2018.

gestodediosEn Cádiz, junto a una escultura del escultor gaditano Juan Luis Vassallo Parodi. 2016.

Autorretrato con camisa a rayasCartel para el recital poético del grupo Azultimo (Sevilla, 1998).

Autorretrato con camisa a rayasAutorretrato inacabado de finales de los años 90, probablemente 1997.

Autorretrato a lo SchieleAutorretrato de 2005.

Antes que nadaAutorretrato de 2006 dentro de la acuarela "Antes que nada fui un simple dibujante".

Inquietudes

Soy un pintor figurativo. Me interesa la figura, principalmente la femenina que pinto habitualmente desnuda, los paisajes y la arquitectura. Soy un pintor de escenas inventadas, intento que el cuadro tenga algo que contar, una historia o bien que describa un instante.

Me interesa la historia del arte y soy consciente de ella cuando trabajo. También me gusta trasladar a mi obra escenas y simbologías religiosas ("La Tierra Prometida", la serie "Ángeles", "La Anunciación", etc. pero con la diferencia de que mis protagonistas, son realmente personas normales.

En general admiro más la pintura clásica que la moderna. Inicialmente me influyeron mucho los pintores y movimientos de finales del siglo XIX y principios de XX.

Mis inquietudes actuales giran en torno a la integración de la figura en el paisaje o en escenarios.

Aunque suelo pintar con casi todos los medios, mis preferencias son la acuarela y el óleo.

Biografía:

Nací en Salamanca un otoño de 1971 y muy pronto me trasladé junto a mis padres a Cádiz donde tuve el privilegio de poder mirar día tras día los atardeceres del Atlántico, que desde entonces es mi mar. Estas son las dos ciudades que me acompañaron en mi infancia y las que creo que más influyeron en mi pintura.

Llevo dibujando, pintando y garabateando desde que puedo recordar. Allá por 1989 me trasladé a Sevilla para estudiar arquitectura, como muchos otros, influenciado por el hecho de que el dibujo debía de ser allí una ayuda, pero resultó que se convirtió sobre todo en un refugio. En Sevilla fue mi despertar. Allí conocí la poesía yformé parte de un grupo de jóvenes que bajo el nombre de Azúltimo estuvo rodando durante algunos años en la capital hispalense, hasta que tras finalizar nuestros respectivos estudios lentamente fue desmoronándose.

Gracias a la arquitectura tuve noticia del Secesionismo Austriaco, y a raíz de una exposición que tuvo lugar en el Museo Reina Sofía, en Madrid, conocí los dibujos de Gustav Klimt, pintor al que considero mi primera gran influencia. Desde entonces, empujado por los desamores, allá por el año 95 comencé a dedicarme más en serio al oficio de pintor, si bien nunca tanto como deseara. Fue también por esos años cuando adopte la firma juntando mis dos apellidos: Gesto y de Dios, gestodedios.

Klimt trajo de la mano a Egon Schiele, al simbolismo, a Munch, a klee, a los prerrafaelitas, a los pintores de finales del siglo XIX y principios del XX. También, como no, a la pintura española de esta época: Romero de Torres, la época azul y rosa de Picasso. Y como en esta vida una cosa lleva inevitablemente a otra, como si todo estuviera encadenado, apareció Dalí, y también Giotto, y Escher, y Gaugin, y un largo etcétera, cada uno aportando su granito de arena en esta etapa tan ecléctica.

De entre los pintores contemporáneos españoles me atrae especialmente la obra de mi paisano Guillermo Pérez Villalta, pintor al que conocí también en mi época de estudiante a partir de sus exposiciones en Sevilla y Cádiz, con quien encuentro algunas coincidencias y cuya pintura admiro. Villalta me ha llevado a la Nueva figuración madrileña y en general al estudio de la debatida Movida madrileña. Mi pintura es esencialmente figurativa. Además, en el último periodo de mi pintura me ha influido mucho la obra del pintor flamenco Patinir que me ha llevado a cambiar el mar por el paisaje como fondo de mis últimas obras.